Blog jurídico y financiero

Novedades sobre sentencias jurídicas y financieras

Inicio » Cómo cerrar una empresa con deudas

Cómo cerrar una empresa con deudas

Cómo cerrar una empresa con deudas

¿Te estás planteando cerrar tu empresa con deudas? Cuando empiezas a acumular impagos, es común planteárselo.

Tanto si el impago corresponde a deudas con acreedores, como salarios de empleados o la falta de liquidez de la empresa, si no encontrases una solución, lo más indicado es cerrar el negocio y no seguir generando un déficit mayor.

La forma más adecuada de hacerlo es solicitando un concurso de acreedores voluntario, ya que no basta con dar de baja la actividad de la empresa en Hacienda.

¿Cómo cerrar una empresa con deudas?

Puedes intentar salvarlo antes de contemplar la opción del cierre. Lo ideal, es formular un plan de viabilidad en el que puedas analizar tu situación de liquidez, solvencia, endeudamiento y fondo de maniobra del que dispones.

Una vez hecho, deberás estudiar la situación para ver si se puede salvar o no el negocio.

Si la respuesta es negativa, hay que ponerle fin cuanto antes.

Procesos para cerrar una empresa con deudas

 La liquidación ordenada

Una liquidación ordenada es la manera más sencilla de cerrar una empresa con deudas.

Significa que, aunque la empresa tenga importes impagados, el responsable de ésta procede a los pagos y cuando las cuentas están a cero, se disuelve la empresa, constando en el Registro mercantil, de otra manera constará como empresa activa si tiene deudas impagadas. Sin ninguna intervención judicial.

El problema es que normalmente, no es común que la empresa no disponga de liquidez suficiente para pagarlas, sino no las tendría, aunque siempre se puede recurrir a un préstamo personal o a algún familiar, aunque no lo recomendamos.

El concurso de acreedores voluntario

Cuando ya no existe solución para salvar el negocio, la manera más correcta y civilizada de cerrar una empresa es su resolución mediante concurso voluntario.

La fase previa, el preconcurso, se compone por la negociación con los acreedores, un posible acuerdo antes de solicitar el concurso voluntario. Si se hace bien, puede conseguir la reducción de la deuda y evitar así los gastos judiciales, sino ya entraríamos en terreno de intervención judicial, y se solicitaría necesariamente concurso voluntario para liquidar la empresa con deudas.

Siempre es recomendable contar con el asesoramiento legal de un abogado experto, tanto en la fase prejudicial, el preconcurso, como en la fase judicial.

Una vez resuelto el concurso, el negocio se puede salvar o no, pero lo más habitual es que la resolución del mismo acabe con el cierre de la empresa.

 

Una vez resuelto el concurso de acreedores voluntario, la empresa se puede salvar o no. Aunque lo más habitual es que termine con el cierre de la misma.

 

                                              El procedimiento

El procedimiento del concurso de acreedores se debe presentar ante los Juzgados de lo Mercantil, y consta de 5 fases principales.

  • Actos previos

Abarca desde la solicitud del concurso al juez, que en este caso se plantea por el deudor por ser voluntario, hasta el auto de admisión a trámite del mismo.

  • Fase común

Comienza con el auto de admisión a trámite del concurso de acreedores. En este periodo tiene lugar la declaración del concurso mediante la documentación necesaria aportada por el deudor al juez.

Procede aquí el nombramiento del administrador concursal, quien en adelante se va a ocupar de: la determinación de la masa activa y de la masa pasiva, y de la clasificación de los créditos existentes, la organización de lo que se tiene y lo que se debe, elaborando un informe concursal.

  • Fase de convenio

Durante esta fase se trata de conseguir una quita en las deudas que tiene la empresa. Si finalmente se obtiene la quita, ésta no puede ser de más del 50 % de la deuda y durante la negociación no pueden transcurrir más de 5 años.

  • Fase de liquidación

Si la fase de convenio no da resultados y no se obtienen ni quita ni espera, el siguiente paso es la fase de liquidación de la empresa.

  • Calificación

Es la resolución definitiva del concurso, que puede declararse culpable o insolvencia fortuita, lo que no conllevaría mala fe por el solicitante.

                                          Cómo evitar  los impagos

Si tu negocio se encuentra en fase crítica, deberías plantearte la opción de cerrar la empresa por deudas que difícilmente podrás hacer frente.

Lo que no es recomendable es cerrar la empresa sin tener en cuenta las deudas, éstas perduran y no mueren con la empresa; Si no se hace frente a estas, los acreedores pueden ir en contra del patrimonio personal del deudor.

Así que tanto la liquidación ordenada como el concurso voluntario, son las dos maneras óptimas de manejar una situación de insolvencia y deudas teniendo una empresa.

———————————————————————————————————

Cuenta con abogados expertos en derecho bancario y concursal, que conozcan las distintas opciones que tiene tu empresa, para llevar la situación lo mejor posible.

Confía en nosotros, llevamos el 55% de los casos de insolvencia personal y empresarial. Pensamos en TI.

Llámanos o te llamamos nosotros si rellenas nuestro formulario.

687 458 237 o al 902 100 399,  cuéntanos tu caso y te pondremos en contacto con nuestro abogado más cercano a tu domicilio.  

 

Ley Segunda Oportunidad

 

Cómo cerrar una empresa con deudas
5 (100%) 1 vote

¿Te parece interesante? ¡Comparte!
87

Nombre del autor

Javier López - Director Comunicación

Nombre Javier López - Director Comunicación

One thought on “Cómo cerrar una empresa con deudas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Simple Share Buttons
"